Vie. Oct 23rd, 2020

En 2021 podremos conectar nuestro cerebro a un computador.

2 min read

Fusionar nuestro cerebro con un computador. Ése es el objetivo que persigue el último proyecto del famoso empresario Elon Musk, fundador de Tesla SpaceX y está muy cerca de conseguirlo. En un encuentro digital que tuvo lugar el 16 de julio para un grupo limitado de usuarios  dijo que Neuralink, la startup creada para el desarrollo del dispositivo podrá vender sus primeras unidades en 2021.

La idea es que unos pequeños electrodos implantados en el cerebro puedan cargar y descargar pensamientos. El concepto de “lazo neural” propone cargar y descargar pensamientos a un compuador. “Si los seres humanos no entran en una simbiosis con inteligencia artificial ( IA ) seguramente se quedarán atrás” -dijo Musk.

El famoso emprendedor considera que para que los seres humanos no se queden atrás ante el avance de la IA deberían mejorar sus capacidades convirtiéndose en una especie de cyborgs que les permitieran optimizar su rendimiento. Y si bien el “invento” permitiría a pacientes con lesiones cerebrales como una embolia o algún tipo de discapacidad, mejorar su conectividad con el entorno, a nadie se le escapa que hay un lado perverso: El control del pensamiento ajeno.

 

Sí, del mismo modo que hackean ordenadores será posible piratear cerebros; acceder a la nube para conocer nuestras preferencias y dirigirnos a determinados productos, tendencias políticas o sociales o, simplemente, conocer nuestros más íntimos secretos. Lo advierte el analista en geopolítica, defensa y seguridad, Pedro Baños: “Si las personas pueden enviar sus pensamientos a los aparatos, también se buscará la forma de enviar “pensamientos” a los humanos. Hackeo perfecto para el dominio absoluto de la mente y de la persona.”

Un equipo de la Universidad de Washington ya ha conseguido establecer una “red de cerebro a cerebro” que permite a los usuarios jugar entre sí utilizando solo sus pensamientos; Investigadores de la Universidad de California, en San Francisco, también ha logrado captar señales neuronales de las personas mientras hablan para convertirlas, posteriormente,  en un discurso inteligible a través de un ordenador. El futuro ya está aquí… y da miedo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *