Sáb. Oct 24th, 2020

Enfermera rusa de 23 años atiende a sus pacientes en ropa interior y delantales transparentes para evidenciar la falta de insumos en su hospital.

1 min read

Nadia, una enfermera rusa de 23 años que tuvo una elección poco acertada al ponerse un traje de protección transparente contra el COVID-19, usando por debajo únicamente su ropa interior, finalmente no será sancionada como en un principio advirtieron las autoridades sanitarias en ese país.

A finales del mes pasado, un hombre difundió fotografías de Nadia mientras trataba a contagiados del COVID-19 en el ala masculina del Hospital Clínico Regional de Tula, a 160 kilómetros al sur de Moscú, que decidió abrirle un expediente “por violar el código de vestimenta médica” a pesar de que ningún paciente presentó una queja contra ella.

En aquel momento, según medios locales, Nadia argumentó que debido a las extensas jornadas de trabajo -como consecuencia de la pandemia- ya no tenía suficiente ropa limpia de enfermería y creyó que nadie notaría que solo llevaba su ropa interior debajo de la bata de protección, sin percatarse de inmediato de que el traje era bastante transparente.

A pesar de esto, el ministerio de salud regional informó que “se aplicó una sanción disciplinaria a la enfermera del departamento de enfermedades infecciosas que violó los requisitos de vestimenta médica (uniformes)”.

La doctora Anastasia Vasilyeva, jefa del sindicato de médicos, ofreció todo su apoyo a Nadia y denunció: “No debemos prestarle atención a su lencería, sino a que el traje de protección que no cumple con los estándares necesarios”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *