• Sáb. Nov 28th, 2020

Célula Radio

La evolución de tus sentidos

En prisión preventiva queda Carabinero que empujó a joven de 16 años desde el Puente Pio Nono hacia el Río Mapocho.

El Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago decretó la prisión preventiva contra el carabinero Sebastián Zamora (22 años), acusado de empujar a un joven de 16 años (iniciales A.A.) desde el Puente Pío Nono hacia el Río Mapocho en medio de las manifestaciones registradas este viernes.

La audiencia de formalización por el delito de homicidio frustrado comenzó cerca de las 11:00 de la mañana y tuvo una extensión hasta las 18:00 horas, en la que se acogió la medida cautelar de prisión preventiva solicitada por la Fiscalía de Alta Compejidad Centro Norte, y se estableció un plazo de investigación a 120 días.

El juez Jaime Fuica accedió también a la solicitud del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) para fijar como medida de protección que Carabineros, como institución, no podrá acercarse al menor durante el referido tiempo.

En la instancia, se mostró con detalle los registros audiovisuales de testigos que se encontraban en el lugar, como también los videos de las cámaras corporales de personal de Carabineros que estaba en el lugar y cámaras de seguridad, así como de testimonios de quienes presenciaron el hecho.

Además, se constató que el personal policial no prestó auxilio al menor de edad, sino que fue socorrido por una brigada de salud que ayuda durante las manifestaciones en Plaza Baquedano.

La fiscal de Alta Complejidad, Ximena Chong, detalló que “el imputado, quien también corría como se indicó, se abalanza en diagonal contra el adolescente, tomándolo con sus brazos e impulsándolo de tal forma que lo eleva sobre la baranda en cuestión y lo hace caer”.

Es por esto que la Fiscalía solicitó la medida cautelar de prisión preventiva para el imputado, porque “teniendo como fundamentos en relación a la necesidad de cautela la de peligro para la seguridad de la sociedad y, además, eventual peligro de reiteración”, dijo Chong.

Por su parte, la abogada defensora de Zamora, Nubia Vivanco, planteó que “el riesgo en el que se expuso esta sitaución no fue decidido por el carabinero; lo decidió el agresor en el contexto de atentado contra la autoridad. El agresor identificado, junto con otras personas, insiste en mantenerse en el lugar”.

Esto en contraste con lo expuesto por la fiscal Chong, quien sostuvo que la embestida “era evitable”, pero la forma en que finalmente actuó el policía “supone la creación de un riesgo prohibido y una manifestación clara de intencionalidad, ordenada a la producción de la muerte”.

EL CARABINERO TRATÓ DE HACER PASAR EL HECHO POR UNA DETENCIÓN

Chong también dio a conocer que Zamora, el carabinero imputado, entregó detalles a la Fiscalía tales como que la víctima, luego de la caída, se encontraba sujeto a un procedimiento de detención: el uniformado dijo que hubo lectura de derechos al menor y Carabineros incluso ingresó al sistema del Ministerio Público un acta de detención.

Sin embargo, la persecutora indicó que la declaración de la enfermera que atendió al adolescente apunta a que “en ningún momento la víctima llega custodiada por Carabineros y tampoco Carabineros ingresa a realizar ningún procedimiento”.

“FUERZA DESMEDIDA Y DOLO EVENTUAL”

Tras escuchar testimonios revisar diversos registros audiovisuales, el juez Fuica observó que “el adolescente lo que hacía era correr por la vereda poniente a escasos centímetros de la baranda”, y en los videos se puede “evidenciar que la víctima cae al lecho del río Mapocho y es posible apreciar con mayor nitidez la mano del funcionario que sobrepasa la baranda, o el límite de la reja”.

Sobre lo ocurrido, “la prueba visual permite concluir con meridiana certeza que el funcionario policial lo aborda de manera diagonal, hasta perpendicular, y provoca un impacto en que al menos la mitad de su cuerpo (del menor) quede colgando de la baranda y caiga como consecuencia lógica”.

El magistrado estimó que el carabinero actuó con “fuerza desmedida”, y utilizó términos como “embestida” y “arremetida” para referirse a la actuación.

En ese contexto, el tribunal “no puede sino comulgar con lo que ha señalado el Ministerio Público”, que ha sostenido que existió una “conducta de carácter doloso” por parte de Zamora, y con los querellantes.

De esa forma, ante el eventual debate de si se trata de un dolo directo o eventual, Fuica aseguró, tras revisar los antecedentes vertidos en la audiencia, “a lo menos (se) satisface la concurrencia del dolo eventual”.

El carabinero será ingresado al anexo penitenciario de la Subcomisaría de Pudahuel Norte.

En el proceso penal enfrentará una querella criminal por el delito de homicidio frustrado, por parte de la Defensoría de la Niñez, mientras que el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) anunció esta jornada querellas por los delitos de homicidio frustrado y omisión de socorro.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *