El regreso de la música en vivo post pandemia está siendo más vibrante que nunca. “Cuando pierdes algo, más lo valoras. La gente se ha dado cuenta por el coronavirus de que la cultura es primordial. Necesitamos relacionarnos fuera de casa: ir al cine, disfrutar de la música en directo… Son elementos que parecían banales en nuestra vida y ahora han cobrado su importancia”. Así lo siente el cantante Luis Cepeda Fernández (Orense, 26 de agosto de 1989), que estrena su gira Con los pies en el suelo este mes de mayo, ofreciendo una serie de conciertos en teatros de Madrid, Barcelona, Marbella, Murcia y Alicante.

El show estaba diseñado para ofrecerse de una manera más íntima, en pequeñas salas, por el contenido y el ritmo de las canciones de su nuevo disco, pero en esta lenta huida hacia la luz al final del túnel, los aforos siguen reducidos, las distancias se mantienen y el público tiene que permanecer sentado y con mascarilla. “Nunca será lo mismo que saltando de pie, pero soy súper afortunado de poder ofrecer un concierto ahora mismo”, explica en la terraza Óscar del Hotel Room Mate de Madrid.

El artista surgido del concurso de talentos Operación Triunfo opina que el público anhela volver a sentir la magia de tener al músico cerca, erizándole la piel. Aún recuerda los más de 40 conciertos con numerosos sold out y que fue Ticket of the Year al mejor evento nacional 2019 otorgado por Tickemaster. Le encantaría repetir la hazaña ahora que ha podido digerir bien su paso por el programa gracias al confinamiento. Piensa que la televisión le ha traído muchas alegrías profesionales pese a haberle expuesto en demasía por la historia con su compañera Aitana.

En entrevista al medio METRÓPOLI de España, le consultaron sobre los ritmos urbanos y reggaeton:

Como artista, sabe que usted también inspira a sus seguidores. ¿Qué opina del debate sobre la revisión de las letras a los ojos del siglo XXI? ¿Le parece machista el ‘reggaeton’?

Cepeda dice: Lo entiendo como un estilo musical que nació en Sudamérica para bailar, que no tiene por qué ser machista, pero obviamente está de moda el canallismo en lugar de cantar al amor. Un reggaeton puede ser disfrutable sin tener que llamar a nadie guarra o decir mueve tu culo que lo quiero ver. Es un problema de la sociedad en la que estamos, que a mucha gente le gusta eso. Hay muchas chicas que escuchan, cantan y bailan machistadas sin planteárselo. Yo creo que el ejercicio está en plantearte qué mensajes estás replicando. De repente, te das cuenta de que es una letra machista increíble y tú estás cantándola.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *