La Cámara de Diputadas y Diputados aprobó en general este miércoles el proyecto de reforma constitucional que restituye el voto obligatorio.

Con 107 votos a favor, 16 en contra y 23 abstenciones, el proyecto fue aprobado en la instancia. Ahora, deberá volver a la Comisión de Gobierno Interior por haber recibido indicaciones.

El proyecto determina como excepción que la obligatoriedad no será aplicable a los mayores de 75 años, así como tampoco a las personas en situación de discapacidad o dependencia.

También estarán excluidos de dicha obligación los ciudadanos chilenos con residencia en el extranjero y los ciudadanos extranjeros avecindados en Chile que estuviesen habilitados para sufragar.

Asimismo, indica que el sufragio en elecciones primarias convocadas en virtud de la ley orgánica constitucional que las regule será siempre de carácter voluntario y determina que el Estado arbitrará las acciones necesarias para informar, facilitar e incentivar el ejercicio del derecho a sufragio.

La iniciativa nació por la abstención electoral reflejada en los históricos comicios del pasado 15 y 16 de mayo, calificada como “preocupante” por diversos sectores del mundo político.

Cuando en 2012 se implementó la última gran reforma legal sobre la materia, que introdujo un mecanismo de inscripción automática y voto voluntario se pensó que simplificar el trámite de inscripción permitiría una mayor participación electoral, ya que todas las personas pasarían a ser hábiles para votar, sin embargo, esto finalmente no fue así.

Desde entonces, el abstencionismo electoral ha aumentado, y siempre es mayor el porcentaje de la población que no vota.

Por ejemplo, en 2013, año en que resultó electa la expresidenta Michelle Bachelet, votó 49,134% en la votación de primera vuelta, mientras que para 2017, año en que resultó electo el actual Mandatario Sebastián Piñera, votó 46,646% de los habilitados para hacerlo.

En tanto, en las municipales de 2012 la participación arrojó que sólo el 42,95% de las personas habilitadas para sufragar lo hizo. En 2016 estas cifras fueron aún peores, ya que sólo un 34,83% de los habilitados para sufragar fue a las urnas.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *