Penas de cárcel y multas por $10 millones a personas naturales. Esas son las sanciones que impone el proyecto de ley que establece nuevas exigencias de transparencia y reforzamiento de responsabilidades a los agentes de mercado (Boletín N°10.162-05), que fue aprobado por el Senado el 28 de enero de 2021 de manera exprés, horas antes de que los parlamentarios se fueran de vacaciones.

Previamente, la comisión mixta de Hacienda discutió artículos del proyecto que no alcanzaron a revisar con el tiempo que debería corresponder a un proyecto que afectará a millones de chilenos, específicamente, en el artículo 4 que aborda la “Ley Mordaza”, que impediría entregar sugerencias financieras a personas naturales, y que tendría como consecuencia el dejar desprotegidos los ahorros de millones de personas en Chile, condenándolos a las pérdidas de las AFP.

Esta es la trama de lo que ocurrió con descoordinaciones y confusión entre parlamentarios y el Gobierno, con el resultado de un informe que votaron en tiempo récord, sin la revisión pertinente y, lo que es peor, sin la oposición de ningún senador de la República, y que próximamente debiese ser revisado por la Cámara de Diputados.

Confusión, desacuerdos y votación en tiempo récord

Durante la sesión de la comisión mixta del 25 de enero de 2021 en la mañana, el senador Ricardo Lagos Weber en tres oportunidades mencionó la necesidad de revisar en una indicación presentada por el Ministerio de Hacienda, pues se trataba de una materia nueva que no conocían en detalle y que ellos habían solicitado. Cabe mencionar que el proyecto había ingresado en 2015, sin embargo, durante 2020 vino la urgencia del gobierno por legislar e ingresó materias que originalmente el texto no contemplaba.

El mismo día, horas más tarde, el diputado Giorgio Jackson señaló que aún no habían recibido acceso al texto con indicaciones desde el Gobierno, mencionando que “estaban un poquito a ciegas respecto de esos puntos”. El senador José García Ruminot respaldó la petición y dijo que “tenemos que tener acceso al texto, especialmente, si se trata de un texto nuevo, para poder pronunciarnos, ver observaciones y mejoras”.

Es necesario recordar que a solo tres días antes de que los parlamentarios se fueran de vacaciones, aún no definían un texto claro, que pudiesen discutir. El tiempo apremiaba y la presión del gobierno era para que votaran sí o sí.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *