Tras haber sido formalizado el pasado martes 8 de junio, por lesiones menos graves en contexto de violencia intrafamiliar y quedar con prohibición de acercarse a la víctima, el actor nacional Luis Gnecco emitió un comunicado público donde se refiere a su situación. Son, según dijo, las únicas palabras que emitirá al respecto.

“Condeno el abuso y la violencia hacia la mujer en todas sus formas.

Lamento sinceramente si he causado dolor y angustia innecesarias a mi exmujer y a mis tres hijos, y en consecuencia les pido disculpas por eso y por la agitación mediática en que se han visto envueltos.

Lo que vivo por estos días es una de las lecciones más difíciles y ejemplificadoras de mi vida.

Los hechos que han salido a la luz pública, y en los que me he visto involucrado, han significado la destrucción de mi imagen y mi sustento económico sin mediar juicio, pruebas ni el debido proceso, por causa del escrutinio de quienes no son jueces ni tienen los antecedentes completos de lo ocurrido, produciendo un efecto a todas luces irreversible en mi carrera. Como figura pública, debido a mi profesión, es algo que deberé manejar con entereza y buscaré hacerlo de la mejor manera posible puesto que mi imagen es el único activo con el que cuento.

Las sentencias extrajudiciales, unidas a la denostación de mi persona y mi quehacer, han sido ventiladas livianamente en medios de comunicación y redes sociales hasta el punto de desembocar en faltas de respeto y amenazas (incluso de muerte) a mis hijos. Soy padre de dos jóvenes, de 24 y 20 años, y de un pequeño de 5. Los tres han sido fruto del amor, criados con infinito cariño y atención. Si he guardado silencio hasta ahora ha sido única y exclusivamente para protegerlos y evitar exponerlos públicamente, además de respetar el actuar de la justicia, en la cual confío, y a cuyos dictámenes me atengo respetuosamente.

El motivo de esta declaración es pedir delicadeza y cuidado para no dañar psicológicamente a mis hijos y además proteger físicamente a mi hija mayor, quien ha sido una de las receptoras de amenazas de muerte realizadas por personas descriteriadas, que intentan hacer una justicia malentendida sin contar con ningún antecedente. No tratar el tema con la altura de miras que merece, habiendo dos jóvenes y un menor de edad afectados, es una irresponsabilidad contraria a la ética periodística y a un mínimo estándar de humanidad.

Pido humildemente a los medios de comunicación que informen, pero siempre con el respeto y cuidado por tres niños y sus madres, quienes pueden ser dañados injustamente. Todos debemos pensar en las palabras que usamos públicamente y en nuestras declaraciones, a fin de salvaguardar la integridad psicológica de menores inocentes.

Conozco el valor de una relación estable y los cuidados que deben prodigarse a ella. Sé bien, por lo tanto , que la violencia de género amenaza el amor, el respeto y la protección que deben existir al interior de una familia. Soy consciente de que la violencia afecta de manera flagrante y ominosa la dignidad de las mujeres. Como figura pública he condenado todas las veces que he podido hechos de esta naturaleza y asumo el compromiso de seguir haciéndolo.

No daré más declaraciones por el momento”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *