En lo que significa un duro revés para el gobierno de Sebastián Piñera, el Tribunal Constitucional confirmó este martes que decidió no acoger a trámite el requerimiento que presentó el Ejecutivo contra el proyecto del tercer retiro del 10%, el cual ya fue despachado por el Poder Legislativo.

La votación resultó contraria a los deseos del mandatario, con un contundente 7-3. Ahora tiene varios caminos, entre los que se cuentan firmar y promulgar la ley, o aplicar el veto presidencial, entre otras.

En relación a eso, los ministros que votaron en contra del mandatario fueron Iván Aróstica, Rodrigo Pica, María Pía Silva, José Ignacio Vásquez, Nelson Pozo, Juan José Romero y Gonzalo García.

Por su parte, sólo Miguel Ángel Fernández, Cristián Letelier y María Luisa Brahm respaldaron la decisión de Sebastián Piñera de impugnar el proyecto ideado y aprobado por los parlamentarios.

Camino que poco a poco fue recorrido en solitario

Desde que los diputados comenzaron a elaborar y sesionar sobre este proyecto del tercer retiro del 10%, que el Ejecutivo comenzó a caminar cada vez más solo en torno a esta iniciativa.

Primero, rechazando de forma categórica la ley que avanzó rápidamente en el Congreso, encontrándose con parlamentarios oficialistas que, o rechazaron su postura o le pidieron que la cambiara, incluyendo a senadores de la derecha más dura, como Iván Moreira.

Y luego, ante la intransigencia que se mostró siempre desde La Moneda, Evópoli decidió no asistir a la reunión de emergencia, en donde se fraguó la idea de generar un proyecto propio.

Ahora, incluso la UDI y RN le piden a Sebastián Piñera que opte por el camino más fácil y rápido, que es el de firmar y promulgar la ley que ya fue aprobada, por amplio margen, en el Poder Legislativo.

¿Qué viene ahora?

Tras comunicarse oficialmente esta medida, el gobierno de Sebastián Piñera tiene la difícil misión de seguir por cinco caminos distintos para, revertir o aceptar la resolución del Tribunal Constitucional:

Firmar la ley: El proyecto, aprobado ya por ambas cámaras del Congreso, está listo para ser promulgado, faltando sólo para ello la firma de Piñera.

Corregir el requerimiento: El TC tiene dos días para dar a conocer los argumentos de su decisión. Si existieron errores en la formalidad de cómo se hizo y presentó el requerimiento, el Ejecutivo tiene plazo legal para corregir.

Otro requerimiento con nuevos argumentos: Sebastián Piñera también puede optar por hacer un nuevo documento, con otras alternativas argumentativas que impugnen la idea del Legislativo.

Algún tipo de veto presidencial, para el cual necesita sí o sí los 2/3 del Congreso para aprobarlo:

Veto Aditivo: Aplicar modificaciones al proyecto del tercer retiro del 10% que ya ha sido aprobado.

Veto suspensivo: Eliminar artículos de un proyecto ya aprobado.

Veto sustitutivo: El cual cambia o modifica una parte del proyecto aprobado por el Congreso Nacional.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *