Bruce Dickinson se dio por vencido. El cantante de Iron maiden reveló que recientemente comenzó a usar su primer smartphone.

Y es el que la voz de la doncella de hierro se resistió al uso de celulares inteligentes durante años, ya que no estaban hechos para él.

Bruce Dickinson y su primer smartophone

Sin embargo, hace algún tiempo le regalaron una versión moderna del Nokia 3310. “Me lo dieron hace un año y pensé, bueno, y nunca lo volví a tocar. Hasta que me dijeron que tendría que registrar todos mis movimientos en una aplicación“, contó Bruce Dickinson en conversación con la radio Planet Rock.

Tras darse por vencido y acceder a usar un smartphone, Bruce contó que “introduje la tarjeta SIM y ahora tengo uno”.

“Ahora acabé con mi vida”, bromeó. “Viviré mi vida pasivamente, pero esto hace algunas cosas interesantes”, aseguró.

Su reemplazo de cadera del año pasado

El cantante también reveló que tuvo un reemplazo de cadera en octubre pasado después de soportar una última gira “bastante dolorosa”.

El cantante de Iron Maiden, conocido por su rango vocal de varias octavas y su incansable presencia en el escenario, habló sobre su procedimiento médico en una entrevista con la presentadora del festival Download Kylie Olsson antes de la función de Iron Maiden en “Download: Reloaded”, que saldrá al aire los días 5 y 6 de junio en Sky Arts.

“Me instalaron una cadera nueva hace varios meses. Así que me clavaron cinco pulgadas y media de titanio en la pierna ”, dijo Dickinson, de 62 años. “Porque corro por el escenario y salto, y [después] de 40 años de esgrima con la mano izquierda, simplemente estaba desgastado”.

El cantante de Iron Maiden continuó: “Quiero decir, la última gira fue realmente bastante dolorosa. Y lo atribuyo al hecho de que durante la última gira, poco antes de la última gira, también me rompí el tendón de Aquiles. Mi tendón de Aquiles se rompió. Es horrible. Eso fue hace dos años, básicamente. Así que volví a coser eso y salí de gira tres meses y medio después. Así que en realidad no podía caminar ni correr correctamente. Así que modifiqué lo que hice en el escenario y nadie se dio cuenta. Estaba impresionado.”

Aún así, Bruce Dickinson admitió que incluso con las modificaciones, su cadera “me estaba dando tanta mierda” en la gira. El dolor persistió cuando llegó a su casa en París y comenzó a practicar esgrima nuevamente, y lo atormentó mientras estaba encerrado durante la pandemia de coronavirus, momento en el que, dijo, “subía corriendo seis tramos de escaleras como ejercicio”

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *